Saltar al contenido
Samsara Beauty Center Massage

¿Pueden los aceites esenciales curar?

Cada aceite esencial tiene una identidad, un aroma y unas características propias. Cuando mezclamos los aceites unos con otros también estamos mezclando sus beneficios.

Cada aceite tiene su propio aroma y olor característico con un perfil terapéutico propio. Algunos aceites son calmantes y relajantes, mientras que otros son vigorizantes y estimulantes.

Aceites Esenciales
Aceites Esenciales

Determinadas fragancias tienen efecto sobre el estado mental de quien las utiliza.

Pero ¿Van más allá de un simple ayudante para alcanzar el bienestar?

Acción curativa de los Aceites esenciales

¿Pueden los Aceites esenciales -que personas de todo el mundo han utilizado con fines terapéuticos durante casi 6.000 años- ayudar a tratar la depresión?

Algunos médicos dicen que sí – particularmente formas leves y situacionales de la enfermedad. Pero otros advierten que no recomendarían tratar las formas más graves de depresión exclusivamente con aceites esenciales, como los que se encuentran en la lavanda, la bergamota, la manzanilla y el ylang ylang.

Obviamente, no existen milagros. No es una cura para todo. Los aceites esenciales pueden ayudar, pero depender de ellos para curar la depresión por sí solos es algo ridículo.

Los aceites esenciales son completamente naturales – son extractos concentrados que se obtienen de las semillas, hojas, flores y raíces de las plantas. Cada planta tiene su propio conjunto de ingredientes activos y se utilizan para diferentes propósitos terapéuticos.

Los especialistas en salud integral los utilizan para ayudar a las personas con una variedad de condiciones, incluyendo ansiedad, insomnio, estreñimiento y dolor.

Un químico francés, Rene-Maurice Gattefosse, se enteró de las propiedades curativas de la lavanda alrededor de 1910 después de quemarse la mano durante un experimento, Gattefosse la enjuagó con lavanda. Su mano comenzó a sanar al día siguiente. Más tarde, el químico realizó experimentos sobre las propiedades curativas de la lavanda con soldados heridos durante la Primera Guerra Mundial.

La aromaterapia, también conocida como terapia de aceites esenciales, implica el arte y la ciencia de utilizar esencias aromáticas extraídas naturalmente de las plantas para equilibrar, armonizar y promover la salud del cuerpo, la mente y el espíritu, según la Asociación Nacional de Aromaterapia Holística. El enfoque busca combinar los procesos fisiológicos, psicológicos y espirituales para mejorar el proceso de curación innato de una persona. La aromaterapia puede implicar el uso de difusores, que son similares a los vaporizadores, así como de velas y lociones.

También hay disponibles cápsulas de lavanda, bergamota y manzanilla. Los aromaterapeutas, masajistas y farmacéuticos pueden aplicar aceites esenciales al cuerpo o realizar sesiones de aromaterapia en las que el paciente inhala la sustancia. Estos productos están disponibles en tiendas especializadas y cada vez más al alcance de todo el mundo.

El origen de sus beneficios

Algunos médicos creen que el sistema olfativo del cuerpo es la clave de cómo funciona la aromaterapia, aunque la investigación clínica no es definitiva.

Inhalar moléculas de aceite esencial puede estimular las partes del cerebro que almacenan emociones y recuerdos. Estas moléculas pueden promover sentimientos positivos de felicidad y alegría. Y es que estamos muy motivados por nuestros sentidos.

Los resultados de un ensayo clínico publicado esta primavera en el Iranian Journal of Nursing and Midwifery Research de 140 mujeres admitidas en una unidad obstétrica y ginecológica encontraron que inhalar un olor a lavanda durante cuatro semanas ayudó a prevenir el estrés, la ansiedad y la depresión después del parto.

Las mujeres fueron divididas en un grupo que recibió aromaterapia, inhalando tres gotas de aceite esencial de lavanda cada ocho horas durante cuatro semanas, y un grupo de control. El estudio encontró que las pacientes que recibieron aromaterapia tuvieron puntuaciones de depresión significativamente más bajas a las dos semanas, un mes y tres meses después del parto.

Un estudio publicado en 2014 en la revista científica Biomed Research International encontró que 44 personas mayores que sufrían de dolor crónico experimentaron una reducción significativa de los niveles de depresión, ansiedad y estrés después de haber participado en un programa de aromaterapia de cuatro semanas, en comparación con las 38 personas del grupo de control. Según un estudio de 2013 sobre animales publicado en la revista Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine, la lavanda tiene propiedades analgésicas, sedantes, anticonvulsivas y neuroprotectoras. La exposición continua a los aceites esenciales de lavanda durante siete días redujo significativamente la ansiedad y el comportamiento similar a la depresión en ratas que se sometían a pruebas de laberinto y natación forzada, encontró el estudio.

Algunos médicos dicen que los aceites esenciales son prometedores para tratar la depresión, pero advierten que les gustaría ver más investigación clínica sobre su efectividad en el tratamiento de la enfermedad.

Sin embargo, el Dr. Patrick Fratellone, cardiólogo y médico integrador de la ciudad de Nueva York, dice que utiliza aceites esenciales para ayudar a tratar a los pacientes de depresión, TEPT, trastornos del sueño y problemas gastrointestinales. Fratellone señala que algunos pacientes que sufren de depresión quieren evitar tomar medicamentos utilizados para tratar la enfermedad, como Prozac, Paxil o Zol porque pueden causar efectos secundarios desagradables, como fatiga, estreñimiento, aplanamiento de las emociones, náuseas y pérdida de la libido. Los aceites esenciales podrían ser parte de un régimen de tratamiento que incluya terapia de conversación, yoga y ejercicio, dicen los médicos.

Si usted está sufriendo de depresión y está considerando complementar su tratamiento que podría incluir aceites esenciales, los expertos sugieren que tome estas medidas:

Consulta primero con tu médico de atención primaria o con su equipo de médicos. «La depresión puede ser una enfermedad grave y el auto tratamiento puede ser peligroso», dice el Dr. Brent Bauer, director del Programa de Medicina Complementaria e Integrativa de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota. «Una vez que se tiene una buena base desde un punto de vista convencional, se puede explorar conjuntamente dónde otras terapias complementarias, como la aromaterapia, el ejercicio, la meditación, el yoga [y otros enfoques] pueden ser adecuadas para uno», dice Bauer.

Si decides seguir adelante, busca a alguien que tenga experiencia en el uso de aceites esenciales para tratar la depresión y otras enfermedades. Investiga a los candidatos haciéndoles preguntas específicas sobre su experiencia en el uso de los aceites esenciales, por qué los aceites esenciales podrían ayudarlos y cómo funcionan los diferentes aceites, y solicitando recomendaciones a tu médico.

Fuente en inglés: usnews.

Artículos que te pueden interesar